Disrupción Limpia de la Energía y el Transporte

La era industrial de la energía y del transporte se acabará para el año 2030, quizas antes.

La mejora exponencial de tecnologías, como la solar, el almacenamiento de energía, los vehículos eléctricos, y los carros autónomos (auto-conducción), interrumpirá y arrasará las industrias de la energía y del transporte como las conocemos actualmente. El mismo ecosistema de Silicon Valley que creó tecnologías basadas en bits, que su vez han alterado las industrias basadas en átomos, está ahora creando tecnologías de bits y de electrones que cambiarán de forma disruptiva las industrias de energías basadas en átomos.

Las proyecciones de Disrupción Limpia (basadas en las curvas de costos de tecnología, la innovación del modelo de negocio, así como la innovación de productos) muestran que para el año 2030:

– Toda nueva energía será generada por la solar o la eólica.
– Todos los nuevos vehículos del mercado masivo serán eléctricos.
– Todos estos vehículos serán autónomos (auto-conducción) o semi-autónomos.
– La flota de automóviles se reducirá en un 80%.
– La gasolina será obsoleta. La energía nuclear ya es obsoleta.
– El carbón y el gas natural serán obsoletos.
– Hasta el 80% de los espacios de aparcamiento ya no serán necesarios.
– El concepto de la propiedad individual de automóviles será obsoleto.
– La industria de seguros de carros se verá afectado.
– El sector de taxis cambiará por completo debido a la disrupción de nuevos modelos.
– El paisaje urbano se rediseñará.

La Edad de Piedra no se acabó porque nos quedáramos sin piedras. Se terminó porque las rocas fueron desplazadas por una tecnología superior: el bronce. La era de las fuentes de energía centralizadas, de “control y mando”, basadas en la extracción de recursos, no se terminará porque nos quedemos sin petróleo, gas natural, carbón o uranio.

Se terminará porque estas fuentes de energías, los modelos de negocio que utilizan, y los productos que los sostienen se volverán obsoletos gracias a tecnologías, arquitecturas de producto y modelos de negocios superiores. Tecnologías exponenciales como la energía solar, eólica, los vehículos eléctricos y autónomos traerán la disrupción y arrasarán las industrias de la energía y el transporte tal como las conocemos.

Ésta es una disrupción basada en la tecnología, reminiscente de cómo el teléfono móvil, internet o las computadoras personales arrasaron industrias como la telefonía fija, la publicación y la fotografía con rollos de película. Así como estas disrupciones voltearon la arquitectura de la información, así la disrupción limpia dará un vuelco a la arquitectura de la energía y traerá una energía limpia, abundante y participativa. Similarmente la disrupción limpia es inevitable y será rápida.